Un puente que pone a prueba el valor de quienes lo quieren cruzar

Un puente que pone a prueba el valor de quienes lo quieren cruzar

 

 Tiene 360 metros de largo (tanto como unos cuatro campos de fútbol) y se balancea a 90 metros de altura (tanto como un edificio de unas 30 plantas). Así es el puente de Geierlay, el puente colgante más largo de Alemania.

Cuando fue inaugurado hace aproximadamente un año, muchos decían que era una locura construir un puente peatonal de este tipo, porque muy pocos se atreverían a cruzarlo.

Pero sucedió lo contrario. La singular estructura colgante ya ha atraído a casi 400.000 personas y se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas del país.

Aún así, a uno de cada diez turistas finalmente lo vence el miedo y rehusa pasar por la larga hilera de tablas de madera sujetas por cables de acero que une a los pueblos de Moersdorf y Sosberg por encima de un profundo valle.

Una webcam colocada en el puente graba los rostros de todos aquellos que sí se atreven, aunque incluso muchos de ellos tienen cara de susto.

¿Vos te animarías a cruzarlo?

Fuente: DPA

Deja tu comentario

comment-avatar

*