¿Sabés qué es el ácido acetilsalicílico?

OLYMPUS DIGITAL CAMERANo, no es un trabalenguas. Ese es el nombre real del medicamento más conocido y utilizado del mundo: la aspirina.

En algunos países se ha convertido una práctica común utilizar la palabra “aspirina” como sinónimo de cualquier analgésico que contenga ácido acetil salicílico (AAS), principio activo de la Aspirina, desarrollada por el investigador de Bayer Félix Hoffmann en 1897.

Incluso se llama “aspirina”, equivocadamente, a otros compuestos para el dolor de cabeza que no contienen AAS.

Pero la aspirina, o mejor dicho, el compuesto que conforma el fármaco, el AAS, era conocido ya por los antiguos egipcios.

Claro que ellos no tenían farmacia para ir a comprarla, sino que extraían este compuesto analgésico de la corteza del sauce blanco (Salix alba), hirviendo pedacitos de corteza en agua.

La corteza de sauce ha sido desde tiempo inmemorial el tratamiento contra la fiebre y el dolor.

Es decir, un antipirético y analgésico.
A partir de la Edad Media y hasta aproximadamente el siglo XVIII, la corteza de sauce quedó en el olvido.
De nuevo en 1763, cuando Edward Stone presentó un informe en la Real Sociedad de Medicina Inglesa referente a las propiedades terapéuticas de la corteza de sauce blanco (Salix alba), se abrió otra oportunidad a este extracto vegetal tan utilizado tiempo atrás.
Edward destacó su efecto antipirético tras haberlo administrado con éxito en 50 pacientes que sufrían estados febriles.

Este extracto posee cualidades terapéuticas tales como calmar la fiebre y aliviar el dolor, sobre todo de cabeza, justamente para lo que utilizamos las aspirinas en la actualidad.

Deja tu comentario

comment-avatar

*