Un video muestra en un minuto la evolución del rostro humano

faceUn estudio realizado por paleontólogos de la Universidad de Málaga y publicado por al revista PLoS One explica cómo ha sido la evolución del rostro humano desde nuestros primeros descendientes, los chimpancés, hasta el hombre moderno.

Tras realizar una extensa revisión a cientos de cráneos de primates y humanos los investigadores descubrieron el factor que hace cada persona tenga un rostro único e irrepetible: hallaron que entre más grande es el cráneo, más grande es la cara proporcionalmente en comparación con el neurocráneo, el cual se puede describir como la cubierta ósea que cubre el encéfalo.

La investigación también incluye a varios ejemplares de astrolopitecus que vivieron en Africa hace más de 3.5 millones de años, los cuales ya caminaban erguidos.

Nunca se había hecho un estudio así; tanto los humanos como el resto de especies analizadas mantienen siempre la misma velocidad de variación”, señala el paleontólogo Paul Palmqvist.

El estudio también indica que el rostro humano es único por su inmadurez pues comparado con los primates los homo sapiens tienen un periodo bastante largo de desarrollo durante la niñez y la adolescencia, por este motivo llegamos a edad adulta con rasgos juveniles.

Los científicos sometieron los rostros de estos especímenes al mismo método utilizado con los cráneos de primates y humanos y descubrieron que la cara nuestros descendientes había registrado un proceso evolutivo continuo y estable, pero con la parición del género Homo, el tamaño de la cara comenzó a reducirse debido a que desarrollaron un cerebro más grande, lo que provocó que su cráneo aumentara de tamaño.

Juan Antonio Pérez Claros, autor principal del trabajo, señala que los cambios fisiologicos que propiciaron que los Homo desarrollaran un cerebro más grande y una cara más pequeña se debieron a que “se estaban adaptando a un entorno y a una situación totalmente nueva”.

El investigador señala que si no se hubiese producido ese cambio tan radical el hombre hubiese quedado en la zona de adaptación de los astrolopitecus y nunca hubiesesomo despegado “tendríamos caras más grandes y probablemente nunca se hubiera desarrollado un cerebro tan grande como el nuestro.

Deja tu comentario

comment-avatar

*