Según un estudio, si nos sonrojarnos nos perdonan más rápido

EFE vergüenzaUn estudio llevado a cabo por la Universidad de Ámsterdam, en Países Bajos, dio a conocer que las personas que se ruborizan son fácilmente perdonadas.

La psicóloga Corina Dijk, una de las autoras del estudio, adaptó el clásico dilema del Prisionero, el cual consiste en imaginar que se ha sido arrestado junto con un amigo bajo sospecha de robar un banco. Si acusan a la otra persona, el acusador saldrá libre, mientras que la otra persona será condenada a 20 años de cárcel. Si la otra persona los acusa a ustedes, ésta saldrá libre y ustedes serán encarcelados. Si ambos confiesan, la condena se reduciría a ocho años.

El estudio consistió en pedir a un grupo de estudiantes que realizaran un juego virtual en el que se adaptaría el juego del Prisionero pero cambiando la libertad por dinero.

Al final, se les mostró a quienes perdieron la fotografía del ganador sonrojado y se les preguntó si volverían a confiar en ellos. La respuesta fue que sí.

En otro experimento realizado a los participantes, se les mostraban fotos de personas sonrojadas, mencionándoles que habían cometido actos bochornosos. Luego se les preguntó si podrían perdonarlos luego de dichos actos y también admitieron estar dispuestos a perdonar tales faltas.

El estudio publicado en National Library of Medicine, informó que este resultado se debe a que el valor social se encamina a perdonar a alguien sonrojado al verlo apenado, ya que con ello se demuestra la aceptación de los errores.

Deja tu comentario

comment-avatar

*