¿Cómo se dice? ¿Telgopor o Tergopol?

telgoporLa forma correcta de decirlo es “telgopor”. Pero ¿qué es este material y por qué tiene este nombre?

La palabra Telgopor nació hace muchisimos años como una marca comercial de la empresa Hulitego. En nuestro país, es uno de los típicos casos de productos genéricos desplazados por la marca.

Hulitego fabricaba y comercializaba distintos artículos, muchos de los cuales llegaban a su nombre comercial mediante la anteposición de la sigla “telgo”.

Algunos afirman que la palabra “telgopor” proviene de la conjunción dos palabras: “Telgo” y “Styropor” (Styropor: Marca de la materia prima con que Hulitego fabricaba el poliestireno expandido).

Otros, que deriva de la unión de las palabras “tela gomosa porosa”, aunque el telgopor (poliestireno expandido) no es una tela, sino una espuma rígida fabricada a partir del estireno.

El poliestireno expandido es un material plástico espumado, derivado del poliestireno y utilizado en el sector del envase y la construcción.

En los países hispanohablantes se le conoce por varios nombres:

* Argentina: Telgopor, marca comercial de la empresa Hulitego. Otra denominación, aunque incorrecta, es tergopol.
* España: porespan, porexpan, poliexpan o corcho blanco.
* Costa Rica: Estereofón, probablemente derivado del nombre comercial en inglés “Styrofoam”, registrado por la Dow Chemical.
* Perú: Tecnopor.
* Bolivia: Plastoformo.
* Chile: Generalmente se le dice Plumavit; aunque en ciertos lugares (especialmente en el área de la construcción) se le dice Aislapol, ya que ésta es la fabricante de poliestireno más antiguo de Chile.
* Colombia: Icopor, por su fabricante, Industria Colombiana de Porosos.
* México: Unicel o hielo seco.
* Uruguay: Espuma plast.
* Ecuador: Espuma-flex.
* Venezuela: Anime.

Propiedades y aplicaciones

telgopor1Su cualidad más destacada es su higiene al no constituir sustrato nutritivo para microorganismos. Es decir, no se pudre, no se enmohece ni se descompone lo que lo convierte en un material idóneo para la venta de productos frescos. En los supermercados, lo encontramos fácilmente en forma de bandeja en las secciones de heladería, pescadería, carnicería, frutas y verduras.

Otras características reseñables del poliestireno expandido son su ligereza, resistencia a la humedad y capacidad de absorción de los impactos. Esta última peculiaridad lo convierte en un excelente acondicionador de productos frágiles o delicados como electrodomésticos, componentes eléctricos, etc.

Otra de las aplicaciones del poliestireno expandido es la de aislante térmico y acústico en el sector de la construcción, utilizándose como tal en fachadas, cubiertas, suelos, etc. En este tipo de aplicaciones, el poliestireno expandido compite con la espuma rígida de poliuretano, la cual tiene también propiedades aislantes.

Impacto medioambiental

Para producir poliestireno se usan recursos naturales no renovables, ya que es un plástico derivado del petróleo. En lo que respecta al proceso de producción y su huella ecológica, una de las principales preocupaciones es la emisión de clorofluorocarbonos (CFC) a la atmósfera .

Uno de los principales problemas ambientales es el uso de vasos desechables de poliestireno expandido, ya que se descartan mezclados con el resto de los desechos y es muy difícil separarlos para reciclaje. Unas 100 ciudades de Estados Unidos han prohibido el uso de dichos vasos, entre ellas Portland, Berkeley y Oakland. Algunos fabricantes han prohibido unilateralmente el poliestireno en sus embalajes, como el fabricante de consolas Nintendo.

Existe el temor de que el poliestireno expandido constituya un peligro para los animales anfibios o acuáticos ya que al flotar en el agua, estos pueden ingerirlo al confundirlo con algún tipo de alimento natural (alga, insecto, etc.). El material supuestamente se acumularía en los animales haciéndolos ganar flotabilidad, impidiéndoles sumergirse como lo harían de forma natural, o les atragantaría impidiéndoles comer, por lo que pueden terminar muriendo de hambre o siendo presa de otros depredadores. Actualmente no existen estudios científicos que avalen dichas afirmaciones y parece poco probable que a los animales les apetezca comer un material insípido y con consistencia de plástico en grandes cantidades.

Deja tu comentario

comment-avatar

*