¿Comer insectos es nutritivo?

EFE Comer bichosPuede parecer un poco asqueroso, pero en algunas culturas del mundo no es extraño cocinar a base de insectos. Un informe de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) subraya el potencial alimenticio de estos animales. ¿Te animarías?

Las langostas aportan fibra, las hormigas contienen hidratos de carbono y los gusanos son ricos en ácidos grasos.

Los insectos forman parte de la dieta de más de 2.000 millones de personas en el mundo, una cifra que no debería sorprendernos dadas las propiedades nutricionales de este tipo de seres vivos. “Suelen tener una cantidad de proteínas muy parecida a la de la carne y los pescados, muchas vitaminas del grupo B y minerales como el calcio o el fósforo”, explica Ignacio Botella, médico especialista de Endocrinología y Nutrición del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

Es decir, los insectos son una fuente de nutrientes. Es también una de las conclusiones del último informe de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), realizado en colaboración con la Universidad de Wageningen (Países Bajos).

“No estamos diciendo que la gente deba comer bichos. Lo que decimos es que los insectos son solo uno de los recursos que brindan los bosques, y que se encuentra prácticamente por explotar su potencial como alimento”, subraya Eva Muller, directora de la División de Economía, Políticas y Productos Forestales de Naciones Unidas y coautora del informe.

Dime qué bicho comes y te diré qué ingieres

El perfil nutricional depende del tipo de insecto que predomine en nuestro plato. Hay más de mil especies comestibles.

◾Saltamontes y langostas → Los insectos con cubierta más dura tienen una peculiaridad: “Esa cubierta no es digerible y funciona como fibra”, afirma Botella.
◾Larvas, gusanos y orugas → Se caracterizan por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados, presentes en el pescado y en los aceites vegetales.
◾Hormigas → Ricas en hidratos de carbono. Tienen un sabor dulzón único.

Un manjar al que no estamos acostumbrados

Este tipo de animales forman parte de la cultura culinaria de Asia, África y parte de Latinoamérica. En algunos sitios se presentan como platos exquisitos.

“Si nosotros hemos empezado a comer sushi, ¿por qué no incorporar los insectos a nuestra dieta?”, plantea el doctor del Hospital Ramón y Cajal.

Es una cuestión cultural. De la misma manera que en algunos países les repugna la idea de comer mariscos, nosotros no nos imaginamos devorando una sopa de escarabajos.

Fuente: EFE Salud

Deja tu comentario

comment-avatar

*