A los dos años las niñas ya son más avanzadas que los niños, según un estudio

EFE NiñosComer, vestirse, hacer pipí: las niñas de dos años dominan mucho mejor las actividades de la vida cotidiana y son más independientes que los niños a la misma edad, asegura un estudio realizado en Noruega y publicado en la revista especializada “Early Childhood Educational Journal”.

Entre los 30 y los 33 meses, no sólo las niñas son capaces de comer solas y vestirse por sí mismas, sino que además son mucho más sociales que los niños de la misma edad, según determinaron los científicos de la Universidad de Stavanger del país nórdico.

“Esperábamos diferencias, pero estamos sorprendido de que sean tan grandes”, afirma Aud Toril Meland, una de las autoras del estudio, en el que fueron estudiados 535 niños y 509 niñas durante tres meses.

Las principales diferencias entre ambos sexos se refieren al ir al baño: mientras más de una de cada cuatro pequeñas (el 21,3 por ciento) ya no necesitaba pañales a esa edad y era capaz de decir cuándo necesitaba ir al baño, en el caso de los niños el porcentaje alcanzó sólo el 7,5 por ciento.

Más de dos terceras partes de las niñas (el 67,8 por ciento) mostró además interés en utilizar el baño, mientras sólo hizo lo mismo el 42,1 por ciento de los niños.

Además, casi dos terceras partes de las niñas podía a esa edad comer y beber, mientras apenas la mitad de los niños podía hacerlo.

En cuanto al comportamiento social, también las pequeñas aventajaron a los niños, participando más en juegos en el jardín de infancia e interactuando con mayor frecuencia con gente de la misma edad.

“Las capacidades sociales y actividades cotidianas están vinculadas en gran medida a la comprensión del lenguaje, las capacidades motoras y la autorregulación”, explica Meland. “Conocimientos lingüísticos avanzados pueden contribuir a que las niñas puedan expresar mejor sus necesidades”, añade.

Sin embargo, los investigadores señalan que en torno al 93 por ciento de los trabajadores de los jardines de infancia noruegos son mujeres, algo que podría haber influenciado también las observaciones de los empleados en los que se basa el estudio, entre otras cosas.

Deja tu comentario

comment-avatar

*