Un hotel japonés contrata robots para bajar costos

Japon1En el Hotel Henn-na, desde el recepcionista hasta el maletero automático, casi todo el personal está integrado por robots. La finalidad no sería fomentar la curiosidad de los turistas sino simplemente ahorrar costos.

El director del hotel, Hideo Sawada, insiste en que los robots constituyen un esfuerzo serio por utilizar la tecnología y mejorar la eficiencia.

Uno de los robots que trabajan de recepcionistas habla inglés y tiene la apariencia de un dinosaurio. El otro habla japonés y se asemeja a un humanoide con pestañas. “Si quiere registrarse, presione el uno”, dice el dinosaurio. El cliente aprieta un botón sobre el mostrador y anota su información en una pantalla.

Una característica del hotel es el uso de la tecnología de reconocimiento facial en vez de las tarjetas electrónicas, ya que registra la imagen digital del cliente al momento de su ingreso al hotel. ¿Por qué se tomó esta medida? “Porque los robots no son eficientes para reemplazar tarjetas si los clientes las pierden”, explican.

JaponEn un rincón del lobby, un enorme brazo robótico opera dentro de una especie de caja con paneles de vidrio. Levanta una de las cajas metálicas ubicadas en un armario en la pared y la asoma por un orificio. Allí el cliente puede colocar sus pertenencias a modo de caja fuerte.

El costo de las habitaciones en el Henn na ronda los 9.000 yenes (80 dólares), una verdadera ganga en Japón, donde algunos de los hoteles más elegantes pueden costar fácilmente dos o tres veces más.

El conserje es un robot muñeca con reconocimiento de voz que cacarea la información sobre el desayuno y otros eventos hoteleros. Pero no puede pedir un taxi ni hacer otros encargos.

Japón es un líder mundial en tecnología robótica. Los robots se usan aquí desde hace tiempo en manufactura, pero también se está explorando el potencial de su interacción con los seres humanos, incluyendo la atención de los ancianos.

Deja tu comentario

comment-avatar

*