Descubren cómo, cuándo, cuántos y qué genes se activan en cada órgano humano

UEFE genesn grupo de científicos de instituciones estadounidenses y españolas han dado un nuevo paso para comprender el funcionamiento de la genética humana y han descubierto cómo, cuándo, cuántos y qué genes están más activados o más apagados en cada tejido humano.

El trabajo, que aparecerá publicado este viernes en la revista especializada Science, ha sido realizado por científicos del Broad Institute (Harvard University-Massachussets Institute of Technology, MIT), en EEUU, y del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona (noreste de España).

La investigación reveló, tras analizar el genoma de los órganos de 175 cadáveres donados a la ciencia en Estados Unidos, que existen más variaciones genéticas entre los órganos de una misma persona que entre personas diferentes e identificó qué genes se expresan más o menos en cada órgano humano y qué mutaciones sufren.

El coordinador de Bioinformática y Genómica del CRG, Roderic Guigó, explicó en declaraciones a Efe que, por primera vez, han podido trabajar con órganos humanos recién donados, ya que hasta ahora sólo habían podido analizar animales o cadáveres en los que no se sabía el patrón genético.

La investigación, que se incluye en el proyecto GTEx (The Genotype-Tissue Expression Project), avanza en el conocimiento de las predisposición genética a sufrir enfermedades, algunas relacionas con el envejecimiento, según Guigó.

Los 175 cadáveres donados a la ciencia, que a final de este año serán 900, permiten a los investigadores analizar unos 20 órganos y tejidos por cada cadáver, “con lo que tendremos casi 20.000 muestras de ADN, que nos permitirá avanzar aún mucho más”.

“Hemos descubierto que los genes están más encendidos o apagados, como si fueran bombillas que modulan su intensidad de luz y que se expresan con intensidades diferentes según sean del hígado, del riñón, de la piel o del corazón, pese a que el genoma sea el mismo”, explicó Guigó.

“Y hemos visto que mi corazón se parece más a otro corazón, que mi corazón a mi hígado”, añadió el investigador.

La investigación ha demostrado también que hay diferencias en la expresión de los genes relacionadas con el sexo, la etnia o la edad de las personas.

“Saber qué genes están más activados en el cerebro nos permitirá en un futuro, cuando tengamos la tecnología necesaria, poder cambiar o determinar las consecuencias de estas expresiones génicas” presentes en afectaciones neurodegenerativas, como el parkinson o el alzheimer, o en enfermedades como la diabetes, aseguró Guigó.

Deja tu comentario

comment-avatar

*