La vida del papa Francisco, contada por sus seres queridos

EFE papa franciscoqEl documental “Francisco de Buenos Aires”, que se estrenará en Argentina la próxima semana, cuenta por primera vez la vida de Jorge Bergoglio desde la voz de quienes más le conocen y la mirada del director Miguel Rodríguez Arias, quien en una entrevista aseguró que el Papa “vive como habla”.

“Acá (en Argentina) teníamos una imagen completamente distorsionada de él”, dijo el documentalista, que ha trabajado en este filme desde que Bergoglio fue elegido papa en marzo de 2013.

Entre las decenas de miles de cintas de vídeo que hay en su estudio, está el único archivo clasificado con todas las homilías y discursos de Bergoglio desde que en 1998 asumió como arzobispo de Buenos Aires, un puesto en el que mantuvo un “muy bajo perfil”.

“Acá no sabíamos que trabajaba en las villas miserias (barrios pobres), que había creado la vicaría allí, que era un hombre de una gran coherencia entre el discurso y los hechos”, aseguró.

El documental, que se estrenará el próximo 5 de marzo en los cines argentinos, se propone mostrar por primera vez la vida del papa en Buenos Aires, su ciudad natal, “tal como es él, igual de coherente que ahora”, según lo describe su realizador.

“Comparado con otro líder de la Iglesia, con otro cardenal, que uno está acostumbrado a que toman distancia con el mundo, nada que ver: Bergoglio, túnica negra, sotana negra, zapatos viejos y en la calle”, afirmó Rodríguez Arias.

“Viajar en colectivo (ómnibus) o en subte (metro), aunque él prefería el colectivo, porque le permitía ver a la gente, vivir en un cuartito muy chiquitito en Plaza de Mayo”, describió el director sobre el estilo de vida del entonces cardenal, además de aclarar que hoy, como papa Francisco, conserva “esa informalidad”.

“Tiene un Renault 4 viejo para andar circulando por ahí y a los guardias suizos, que tienen todo un ceremonial, va y les acerca una silla o les dice “¿No querés tomar agua?””, contó el realizador.

En poco más de una hora se relatan tanto anécdotas como el asombro que causaba el austero modo de vida de Bergoglio en la Iglesia y el Gobierno argentinos, como la intimidad de su familia, contada por María Elena, la única viva de sus cuatro hermanos.

“Ella cuenta sobre su infancia, qué tipo de literatura leía, su pasión por los deportes, o que, por ejemplo, escuchaba arias de ópera con la madre e iba toda la familia a ver cine italiano”, detalló el director.

El documental también contó con la participación del cardenal Jorge Mejía, uno de los amigos más cercanos de Bergoglio, y del obispo Darío Viganó, además de otros quince entrevistados en Argentina y quince más en Italia, entre amigos y periodistas.

Declarada de interés cultural por el Ministerio de Cultura italiano, la película ya dio la vuelta al mundo a través de festivales de cine como los de La Habana, Toronto y Popolo e Religioni (Italia), además de otros doce.

El filme, además, deja ver la “gran preocupación” de Bergoglio por los problemas sociales.

Deja tu comentario

comment-avatar

*