¿Por qué no podés hacerte cosquillas a vos mismo?

Lachende Gesichter¿Has intentado alguna vez hacerte cosquillas a vos mismo? Seguramente no funcionó. Es que no se puede. Para generar risa se necesita de cierto efecto sorpresivo. Si te intentás hacerte cosquillas, tu cerebro ya lo sabe con antelación.

Es posible que te causes alguna cosquilla al pasarte una pluma por la planta del pie. Pero nunca lograrás así estallar en carcajadas.

¿Y por qué sentimos cosquillas especialmente en ciertas zonas del cuerpo, como las axilas, el abdomen o las plantas de los pies?

Porque son de difícil acceso para estímulos peligrosos, como un mosquito, por ejemplo. Si el insecto se posa en tu brazo, tu cerebro reacciona de inmediato enviando a tu mano a espantarlo. Pero en las zonas “cosquillosas” el cerebro ya sabe que es improbable que aceche peligro. Entonces está dispuesto a liberar la risa.

Deja tu comentario

comment-avatar

*