Casablanca quiere ser patrimonio de la humanidad

Casablanca1  La ciudad de Casablanca, capital económica de Marruecos, foco industrial, urbe bulliciosa y con fama de fea y hostil entre los mismos marroquíes, se ha armado de argumentos para presentar ante la Unesco su candidatura a patrimonio de la humanidad.

En un país con un riquísimo patrimonio de todas las épocas musulmanas, presente en Fez, Marrakech o Rabat, Casablanca es la más original de todas las ciudades por su colección de estilos arquitectónicos modernos, fundamentalmente de la primera mitad del siglo XX, cuando estaba colonizada por los franceses.

La llaman sus enamorados “ciudad laboratorio”, porque ha servido de terreno experimental a los arquitectos más singulares que querían dejar su huella y demostrar que hay otra manera de mirar Marruecos.

Casablanca2A Casablanca, los turistas van a ver la imponente Mezquita de Hasán II, que se levanta a orillas del Atlántico, pero la verdadera joya es su colección de edificios de estilo “art déco” y neomorisco, diseminados principalmente en las zonas centrales de la ciudad.

El edificio de Correos, los tribunales, el Banco de Marruecos, los antiguos mataderos, las quince salas de cine de la época colonial, sedes de compañías de seguros, cámaras de comercio, un club de aviación y un buen número de inmuebles residenciales; así, hasta sumar 800 edificios “art déco” y modernistas, de entre 1920 y 1956 (fecha de la independencia del país).

Junto a ellos, hay todos los edificios neomoriscos con que los colonizadores franceses quisieron imitar a los antiguos palacios meriníes de Fez o saadíes de Marrakech, con un resultado tan logrado que muchos marroquíes creen hoy que esas construcciones son tan genuinas como el cuscús o la babucha.

CasablancaDe registrar esta colección de edificios y en algunos casos salvar la vida de inmuebles únicos amenazados por la demolición se ocupa la asociación Casa Mémoire, creada por un grupo de arquitectos a los que más tarde se han unido historiadores, artistas y simples vecinos preocupados por el futuro de su ciudad.

Ahora Casa Mémoire, con el apoyo de las autoridades de Casablanca, hasta hace poco insensibles a la degradación arquitectónica de la ciudad, está preparando un “dossier” para entregarlo a la Unesco antes del mes de febrero, cuando cada año se cierra la inscripción de nuevas candidaturas para integrar el patrimonio de la humanidad.

¿Lo logrará? ¿Qué opinás?

Deja tu comentario

comment-avatar

*