Comenzó la era de los drones

EFE DronesLos drones, esas aeronaves no tripuladas empleadas hasta ahora principalmente con fines militares, tendrán pronto una nueva misión civil encomendada por las compañías tecnológicas de EE. UU. que se han propuesto dar un impulso de altos vuelos al fenómeno de la globalización.

Facebook y Google se han enfrascado en una carrera por llevar internet hasta los lugares más recónditos del planeta, donde la orografía y la dispersión poblacional hace muy complejo y poco rentable el empleo de métodos terrestres para instalar una puerta de acceso a la red de redes.

En las últimas tres semanas, ambas empresas anunciaron de forma separada la incorporación a su estructura de equipos de expertos en fabricación de drones propulsados con energía solar que tienen el potencial de mantenerse en el aire durante meses, incluso años.

Estos drones están pensados para circular en la estratosfera a más de 20.000 kilómetros de altura (70.000 pies, el doble que un avión) y por encima de la troposfera donde suceden los fenómenos meteorológicos.

Sus características los convierten en una suerte de satélites atmosféricos con capacidad para funcionar como repetidor de señal de internet, entre otras cosas.

Google apuntó que podrían ser de utilidad en caso de desastres naturales para coordinar la ayuda humanitaria y para analizar la deforestación, aunque no resulta descabellado pensar que se empleen para tomar fotografías y capturar y transmitir otros tipos de información.

Para Google, los drones aterrizan en su proyecto Loon que en inicio estudiaba llevar internet a todas partes usando globos aerostáticos; para Facebook las aeronaves se enmarcan en su iniciativa Internet.org con la que busca que “todo el mundo tenga las mismas oportunidades” esté donde esté y gracias a internet.

La realidad es que a día de hoy dos tercios de los habitantes de la Tierra, es decir, la inmensa mayoría, está al margen de la revolución de internet y el incremento anual de expansión de la web es inferior a un 9 %, algo que a juicio de Facebook, es un ritmo “lento”.

También es una realidad que detrás de los ideales humanitarios y sociales de Google y Facebook se esconde una necesidad comercial de ampliar su mercado. Las dos empresas se alimentan de publicidad en internet, unos anuncios que jamás llegan a 5.000 millones de personas por estar desconectadas de la red.

Deja tu comentario

comment-avatar

*